ODA A MADRID

el

Amor, ayer te dije que mis ojos no abarcan lo que quiero enseñarte de Madrid,

aunque mire la ciudad con un afán similar, al que me mantiene pensando en ti.

Por eso es urgente que vengas a escuchar historias que aún no te he contado,

y que pienso susurrarte al oído, mientras caminamos de la mano por El Prado.

Con esta inmensa lejanía, poco importan el talento, la creatividad o la intención,

pues no existe estrategia humana para describirte el encanto de la Puerta del Sol.

No imaginas cuantas veces he deseado contarte por qué la Plaza se llama Mayor,

para luego tararearte el chotis que Agustín Lara dedicó a su también lejano amor.

Entiende, por favor, que este pedido no tiene camuflaje y lo único que yo aspiro,

es que tus pasos y los míos se pierdan una mañana por los senderos del Retiro.

Así como también es mi deseo que hablemos de lo sublime y de la vida mundana,

inspirados por Calderón de la Barca, tomando un vermú en la Plaza Santa Ana.

Sé que llegará la hora en que Barajas se convierta en el hall de bienvenida,

y los paseos en bicicleta a mi lado y por La Latina, tu rutina preferida.

Aunque eso sólo hasta que de la vergüenza y la teoría pasemos a lo lujurioso,

y ya no nos interesen el Madroño o por qué hay que tocarle la pata al Oso.

A partir de ahí, cuando el viento acaricie sin permiso hasta el rostro de Cibeles,

tu y yo sabremos resistir su intento de profanar la cercanía de nuestras pieles.

Y si la energía libre de Chueca y Malasaña hace que la noche anterior anheles,

en la Calle del Codo nos besaremos y a nuestros instintos seremos fieles.

En el Templo de Debod la tarde rosa y naranja nos marcará el final del día.

y al despertar cansados será Neptuno a quien roguemos por un poco de energía.

Y si la estridencia de La Castellana, aturde este esperado encuentro y sus motivos,

huiremos al Capricho y que sea su belleza la que espante al ruido vengativo.

Amor, cuando al fin estés aquí, la oscuridad que envuelve las noches de la villa,

será mi cómplice si en persona vuelves a decirme linda, coloreando mis mejillas.

Por eso será tu culpa que en el Palacio Real la ilusión de ser reina me invada,

aunque no tengas sangre azul y yo no esté buscando rey ni por él ser coronada.

Mejor aprovechemos al Quijote y al Sancho Panza que están en la Plaza España,

para preguntar cómo hacer de esto algo normal y no una complicada hazaña.

Si el hidalgo y su escudero recomiendan pedir un milagro a través de una novena,

nos tocará rezar en Los Jerónimos o en la Catedral Nuestra Señora de la Almudena.

De todas formas, yo creo más en el deseo compartido y en las ganas sin pudor,

que en el poder de un templo, ni porque tenga los restos de San Isidro Labrador.

No espero con esta posible venida, que me alfombres con claveles la Gran Vía,

yo sólo quiero que descubramos juntos la Extensión de Soto en el Reina Sofía.

Amor, ayer no fui capaz de decirte que a pesar de que el destino juegue en contra,

la esperanza nadie me la arrebata y mi cándida certeza ante nadie se postra.

No se nos pueden pasar los días entre el roce virtual y una constante despedida,

si en Madrid sobran calles iluminadas donde la vida no juega a las escondidas.

Y con esa declaración finalizó la conversación que en ese lugar todos escuchamos,

porque casi es invierno y buscando calor, hasta las confesiones ajenas abrazamos.

Su mirada quedó perdida dentro de esa burbuja que habían construido juntos,

donde la realidad era una intrusa y todo quedaba en tres suspensivos puntos.

Ella se bajó en la estación anterior y una oleada de inquietud quedó en el vagón,

pues nunca sabremos si el lejano amante vendrá por fin a rescatar su corazón.

Nos queda aferrarnos a la certeza de que otro enamorado alimentará su ilusión,

y es este Madrid castizo que a todos nos roba el alma, el aliento y hasta la razón!

Patricia H. González P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.