EL RELOJERO DE LA CALLE DE LA SAL

Trabajar como guías, recorriendo y enseñando los rincones de una ciudad que tiene más de 12 siglos de historia, nos regala momentos increíbles… no muchos pueden decir que su oficina es la Puerta del Sol, su patio de recreo la Plaza de la Villa o su comedor El Barrio de las Letras, ¡y mucho menos que sus “clientes” llegan cada día desde Cádiz, Mendoza, Tel Aviv, Veracruz, Berlín, La Toscana, Melbourne o Móstoles!

img_3613.jpgEl equipo de 4U MADRID WALKING TOUR está conformado por un grupo de profesionales llegados de otras latitudes, que aterrizamos en Madrid hace unos cuantos años, escogiendo la capital como nuestro hogar; es por eso que una de las situaciones más divertidas que se nos presentan, a quienes hacemos el tour en el idioma local, es ese instante en que algún turista escucha nuestro acento foráneo, pone cara de “¡estosnosondeaquí!” y titubea en su decisión de acompañarnos, pero al no atreverse a herir la sensibilidad de estos amables desconocidos, “asume su destino”.

Lejos de ofendernos, estas reacciones nos enternecen pues sabemos cómo se desarrollarán las siguientes tres horas: un paseo divertido, la historia de una ciudad fascinante en desarrollo, una linda vibra que va evolucionando y una mutua gratitud final que, en ocasiones, hasta se ha transformado en amistad.

No se imaginan, por ejemplo, lo grato que es tener a una pareja de madrileños de “juventud avanzada”, que nos felicitan por contarles cosas de la ciudad, que ni ellos, con todos sus años como vecinos de la Villa, conocían… es un placer absoluto ver sus caras de fascinación, cuando descubren lo que está ahí, pero la prisa, el despiste o el automático no les había dejado ver.

Un buen ejemplo de esto que les contamos, es la parada que hacemos en La Calle de la Sal.

Seamos visitantes o residentes, esta calle es una de esas rutas obligadas cuando uno anda por el centro de la ciudad, entre otras cosas por ser una de las entradas a la muy visitada Plaza Mayor; esta circunstancia, junto a otros detalles, la convierten en una pausa indispensable del Tour “Madrid Antiguo” y en uno de nuestros momentos favoritos del recorrido por el conocido Barrio de Los Austrias.

Calle-Postas-MadridCuando llegamos a la esquina donde se cruzan la calle Postas con la mencionada vía, nos gusta detenernos un instante para crear la ocasión perfecta (y para recuperar el aliento después de la cuesta), que nos permita presentarles con pompa y solemnidad al Relojero de la Calle de la Sal que, con suerte y puntualidad, estará tocando las notas del famoso chotis “Madrid” y moviéndose a su ritmo.

Esta canción, que se convirtió hace mucho en el himno emocional de la ciudad, es conocida por la mayoría de nuestros turistas españoles y por muchos otros de habla hispana, tanto así que alguno hasta se atreve con un improvisado concierto callejero, tarareando el coro: “Madrid, Madrid, Madrid, pedazo de la España en que nací, por algo te hizo Dios la cuna del requiebro y del chotis…”.

Lo que pocos saben, es que esta melodía escrita hace 70 años por el mexicano Agustín Lara, otro extranjero enamorado de la capital, fue compuesta por el autor, antes de conocer ese Madrid al que dedicó sus estrofas… pero esta historia de amor, música y “citas a ciegas “, la dejamos para otro post!

Volvamos al relojero:

mingote-antigua-relojerc3ada-003-21.jpgEl autómata que se encuentra en la parte superior de la Antigua Relojería, no deja a nadie indiferente, por el contrario, quien lo descubre manifiesta una sorpresa casi infantil y hasta reconoce, sea turista o algún curioso que mira en la misma dirección, cuántas veces paseó por esta calle sin reparar en su presencia; las variadas y entrañables expresiones faciales de nuestros acompañantes, nos han llevado a convertir en hábito el observar menos al muñeco y más a los turistas, pues su ilusión nos garantiza un momento de auténtica emoción.

Lo que no nos da tiempo de contar, porque al llegar a ese punto aún hay mucho por enseñar, es que este regalo a la ciudad nace de una amistad.

Imagen1.jpgÁngel y Ernesto García, dueños de la Antigua Relojería e integrantes de esa familia que ha vendido más de 7 millones de relojes desde su tienda en Madrid, tenían entre sus amigos al gran Mingote, un artista catalán que había escogido la capital como lienzo y hogar, y que cada mañana llegaba a visitarlos, en la última parada de su habitual paseo desde el Retiro, del que era “Alcalde honorífico” y donde hoy tiene su propia estatua.

En una de sus muchas conversaciones, imaginamos que acompañados de un café, en cualquiera de los bares que rodean la cercana Plaza Mayor, Mingote recordaba a los hermanos García la promesa que le había hecho al padre de estos, de diseñar un reloj para el local, como uno de sus últimos regalos para Madrid, conversación que se repitió, hasta el día en que la “amenaza” se materializó en los bocetos del maravilloso relojero.

Esta pieza, además de adornar la calle y la relojería, se convirtió en el logotipo del negocio y en uno de los momentos más bonitos de nuestro paseo guiado por el Madrid más antiguo… y es que aquel dibujante nacido en Sitges, se sentía tan parte de esta ciudad, que no se conformó con escogerla, pasearla, quererla y vivirla, sino además decidió mejorarla con su trabajo.

El relojero de la Calle de La Sal, que bien podría estar inmóvil disfrutando de otra obra de su mismo creador, el mural galdosiano que rememora las escenas de “Fortunata y Jacinta”, libro escrito por Benito Pérez Galdós (un canario que también se dejó seducir por la ciudad) y que se encuentra justo al frente de la relojería, “opta” por la curiosidad y mueve su cabeza, mirando cada día hacia todas las direcciones, en una de las calles más transitadas de Madrid… ¡es como la perfecta representación de un espíritu enamorado, que no está dispuesto a dejar de admirar su hogar de adopción!

4952947593_cf3202d0c8_b-e1496052435359-819x516

¿Y cómo no comprenderlo?

Así como le pasa a cientos de miles de ciudadanos de otras partes del mundo, nosotros sabemos lo que es conocer Madrid, sucumbir a su encanto y convertirnos en unos rendidos admiradores… pero no nos conformamos sólo con quererla!

Al igual que Mingote, Lara, Pérez Galdós o Almodóvar, con todo el respeto posible y salvando las distancias con estos genios, nosotros también deseamos mejorar con nuestro trabajo el lugar que habitamos, aunque esta no sea nuestra ciudad natal.

Es por eso que en 4U MADRID WALKING TOUR tenemos como objetivo, poner toda la pasión que Madrid y su historia nos inspira, para mostrarla a quien quiera verla por primera vez, o a quien quiera descubrirla con una nueva mirada, que les recuerde la inmensa suerte que tenemos los que caminamos por estas calles.

¿Nos acompañan?

Patricia H. González P.
4U MADRID WALKING TOUR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.